Volver
Para los pájaros
Título original: For the Birds
1997
Madera pintada
Medidas: 217 x 262 x 143 cm 217 x 200 x 143 cm 217 x 155,5 x 143 cm
Referencia: ACF0694
Imprimir ficha Imprimir ficha Añadir a Mi Colección Añadir a Mi Colección

Entre los diversos soportes artísticos que utiliza Thomas Schütte destacan las maquetas. Pese a que a primera vista nos recuerdan los modelos que preparan los arquitectos para presentar sus proyectos, las maquetas de Schütte son muy diferentes. Una mirada más detallada nos revela que están realizadas en sencillos materiales, como la madera pintada y simples accesorios de ferretería. Los colores son inusuales, con fachadas estridentes e interiores de tonalidades poco comunes, y sus formas o proporciones siempre tienen problemas: no concuerdan con la realidad. Para dar un mayor énfasis a esta contradictoria sensación de «modelo no real», la escala que aplica (1:20) es infrecuente en arquitectura. De esta manera, su manifiesta simplicidad nos recuerda más al producto de un aficionado que a la calidad que daría un profesional. Sin embargo, existe una voluntad de recordarnos que esta metáfora de lo ficticio tiene un paralelo con las maquetas que se utilizan en construcción. De ahí el uso -para nada casual- de una mesa de similares características al modelo. Su presencia va más allá de la necesidad de resolver el problema del plinto. For the Birds tiene un precedente directo en la obra que presentó en la «Documenta » X, Love Nest (1997). Ambas comparten las características aquí citadas con otras obras similares de Schütte. Muchas de ellas son propuestas para estudios de artista, como Haus 4 (1983), los Studio I y II (1983-1984) o E.L.S.A., siglas de Entree, Leben, Studio, Arbeit (1989). Todas ellas comparten la búsqueda de una situación ideal para el artista, un lugar de creación aislado que nos es presentado sin su necesario entorno urbano. Las maquetas se alejan de la vivienda y el taller habituales, para proponer auténticos palacios de la creación. De igual manera, Collector's Complex (1990) propone, con un cierto sarcasmo, un edificio destinado al comprador de arte, que se enfrenta frecuentemente al problema del volumen de un fondo que no para de crecer. For the Birds agrega una mayor relación con la realidad cotidiana, al mostrarnos unas construcciones probablemente habitadas por multitud de personas. Los imaginarios edificios que Schütte formula son tal vez la residencia efectiva de todos nosotros: los espectadores, el artista e incluso el acaudalado coleccionista. Lejos de poder acceder a la magnífica casa de los afortunados habitantes de sus otras maquetas, los inquilinos de estos edificios deben escoger uno de los orificios visibles en la fachada y tomarlo como su hogar. Mediante sus modelos, Schütte extiende su discurso por un espacio controlado, en el que las reglas que él mismo impone adquieren un sentido más firme al situarse como realidad paralela, aunque imposible. La interpretación, si bien dirigida puesto que existe un vínculo directo con la realidad, queda abierta: el referente que nos propone es tan solo una posibilidad entre muchas. En sus propias palabras, la arquitectura «surge como un motivo más entre otros […] dado que encuentro difícil trabajar directamente con la naturaleza».

Obras que te pueden interesar Obras que te pueden interesar