Volver
Soporte con vírgenes
Título original: Warengestell mit Madonnen
1987 -
Aluminio y escayola
Medidas: 270 x 82 x 82 cm
Referencia: ACF0454
Edición: 1/3
Imprimir ficha Imprimir ficha Añadir a Mi Colección Añadir a Mi Colección

Warengestell mit Madonnen es una escultura compuesta por nueve filas de treinta y dos pequeñas figuras –colocadas una junto a otra– cada una. Las figuras, una representación bastante habitual de la Virgen María, están realizadas en escayola y pintadas de un intenso color amarillo. Las imágenes están perfectamente alineadas, tanto en relación con la circunferencia exterior que forman como en relación con su posición en cada fila. De esta forma, cada una de ellas está situada justo encima de otra. En su aspecto visual, la obra juega con lo exagerado de sus dimensiones y con la repetición de un único elemento. Al estar pintadas de una tonalidad tan estridente, las figuras que la componen están a punto de perder su esencia tridimensional y de convertirse en elementos exclusivamente pictóricos. La obra propone, así, un atractivo juego visual a partir de negativos y positivos. El violento amarillo contrasta con las formas que crea el vacío que rodea a cada una de las piezas, construyendo una trama que se repite en todas las filas. De este modo se aplican las tres características formales que el crítico alemán Julian Heynen señaló en la obra de Fritsch, ya en los inicios de su carrera: la visión frontal y simétrica, la importancia del color y la concentración minimalista, rasgo que le confiere «la autoridad de lo sencillo». Nacida en el seno de una familia católica, Katharina Fritsch pasó su infancia fascinada por las tradiciones y los rituales religiosos a los que algunas veces asistía. Posiblemente por esta razón, a partir de 1982 incluyó a la Virgen en su selección de elementos iconográficos. Esta imagen sería utilizada posteriormente en otras obras: Warengestell (1979-1984), una compilación de los modelos que configuran su repertorio de formas, Koje mit vier Figuren (1985) y Die Gelbe Madonna (1987). Precisamente en esta última pieza la figura de la Virgen comienza a adquirir el sentido que culminará en Warengestell mit Madonnen. En esta obra, Fritsch situó la efigie –de un tamaño similar al humano– en una plaza pública de la ciudad de Münster, entre unos grandes almacenes y una iglesia, con la intención de cuestionar el sentido de la fe en la cultura contemporánea. Las lecturas de Warengestell mit Madonnen son diversas. Por una parte, la obra alude al escaso valor que tienen las imágenes en la actual cultura mediática. Por otra, y en consonancia con su voluntad de estudiar la relación del arte con su público, Fritsch se dirige a aquellas personas que tienen escaso contacto con el arte contemporáneo. A estas personas, que acostumbran a no entender la producción artística si no es según los parámetros de la excelencia artesana, les dedica una fina ironía. Las vírgenes no son más que una burda representación popular. Pero a su falta de «calidad» se opone su desmesurada cantidad. Es así como la artista proporciona a los espectadores nuevos estándares para completar sus referentes en el arte y, a través de formas tan cotidianas, someterlos a una nueva experiencia estética. La obra de Fritsch se halla a la misma distancia de la creación totalmente personal que de la simple apropiación de elementos ajenos. La artista ocupa un punto de equilibrio, desde el que toma de la realidad cotidiana las formas que posteriormente distorsionará mediante sencillos mecanismos artísticos. A diferencia de otros artistas de su generación que tratan temas similares, Fritsch no elabora una punzante crítica, sino que pone al alcance del espectador los principios necesarios para que éste elabore su propio juicio.

Obras que te pueden interesar Obras que te pueden interesar