Volver
Se cuenta detrás del hueso -ESPACIO DE DOLOR
Título original: Hinter dem Knochen wird gezählt - SCHMERZRAUM
1983
Planchas de plomo, hierro, bombilla y anillas de plata
Medidas: 295 x 545 x 740 cm
Referencia: ACF0308
Imprimir ficha Imprimir ficha Añadir a Mi Colección Añadir a Mi Colección

Joseph Beuys (Krefeld, Alemania, 1921 – Düsseldorf, Alemania, 1986) personifica el concepto ampliado de arte que él mismo acuñó, practicó e impulsó. Según Beuys, el artista no podía limitarse a la producción de objetos comercializables, era un activista social para el que la modificación de la conciencia era en sí un proyecto escultórico. A través de sus acciones, sus producciones e incluso sus conferencias, buscaba la «obra de arte total», a la vez que se sanaba a sí mismo y se construía como obra. Heredero del romanticismo alemán, del vitalismo nietzscheano y del espiritualismo de raíz católica, Beuys confiaba en el poder transformador del arte y en la posibilidad de renacimiento del ser humano. En la instalación Show your wound (Muestra tu herida), de 1977, Beuys ya propugnaba la exhibición de los traumas como inicio del proceso de sanación. En 1983 realizó en la galería Konrad Fischer de Düsseldorf una intervención titulada Hinter dem Knochen wird gezählt – Schmerzraum (Se cuenta detrás del hueso – Espacio de dolor). Cubrió las paredes y los techos con enormes planchas de plomo que creaban una atmósfera opresiva y oscura. Del techo colgaban dos anillas de plata y una exigua bombilla. A la habitación se accedía por una única puerta, directamente desde la calle. La instalación permaneció abierta del 11 de diciembre de 1983 al 15 de enero de 1984; desde entonces, únicamente ha sido reinstalada en su actual ubicación, en CaixaForum Barcelona. Como decía Harald Szeemann, Beuys conocía la composición, la historia, la energía, las cualidades y los efectos de cada material que utilizaba. El plomo es pesado y absorbe las radiaciones y la luz. La plata es, al contrario, ligera, reflectante y buen conductor energético. Como un alquimista, Beuys usó el plomo para crear una habitación hermética, un espacio de reducción interior, de aislamiento e incomunicación. Las dos anillas de plata, del tamaño de dos cabezas, de niño y de adulto, aluden a dos estadios del crecimiento biográfico y al fluir de la vida en el aislamiento del campo terrenal de plomo, y están tenuemente iluminadas por la luz de la razón (la bombilla). Beuys entendía el sufrimiento como un proceso de purificación y, como rememora Johannes Stüttgen, su alumno y colaborador, el artista alemán hablaba del «dolor del conocimiento» como algo inseparable del proceso existencial de conquista de la libertad.

Obras que te pueden interesar Obras que te pueden interesar