Volver
Mujer y perros (Defensa)
Título original: Psi a Slecna (Defence)
1995
Vídeo, vestido, zapatos y aluminio
Medidas: Dimensiones variables
Referencia: ACF0026
Imprimir ficha Imprimir ficha Añadir a Mi Colección Añadir a Mi Colección

En muchas de las obras de Jana Sterbak no aparece directamente el cuerpo, sino los restos de su presencia: prótesis, arneses o vestidos que denotan una presencia lejana. El vestido es un elemento sobre el que esta artista ha reflexionado frecuentemente. Para ella representa la tensión entre naturaleza y artificio, entre nuestro deseo de ser libres y la necesidad de autorrepresentarnos. Pero la presencia de un vestido vacío denota asimismo una tensión, un estado de latencia en el que se espera que la obra sea activada. En efecto, algunas de sus obras -en especial los vestidos y arneses que ha realizado- están construidas con la finalidad de llevar a cabo alguna acción. Puede tratarse de acciones documentadas fotográficamente o bien de verdaderas performances, de las cuales la obra es el residuo, la huella que remite a ellas. Tal es el caso de Defence - Psi a Slecna, obra que consiste en una estructura metálica circular, semejante a una jaula excesivamente baja, que en realidad es el remate final de un vestido de terciopelo blanco, y que constituye el resto o elemento central de una performance. La performance se inicia cuando aparece una mujer con zapatos de tacón alto, vestida con medias y una blusa negra, y se sitúa en el centro de la estructura metálica. A continuación se le coloca una crinolina que va de su cintura a los pies de la estructura, y sobre ella el vestido de terciopelo blanco (una falda y un corpiño). Así, la mujer destaca por su altura y por su pose de diva glamourosa, ataviada de blanco. Ya vestida, aparece un grupo de perros pastores alemanes que, junto con sus amos, forman un círculo protector en torno a ella, separándola del público. La mujer empieza a cantar un aria de la ópera Paris y Helena, de Glück, y los perros comienzan a ladrar al unísono, con lo que se establece una absurda competición entre los dos sonidos. Finalmente, el estruendo de voz y ladridos es sustituido por los aplausos del público, mientras la mujer se dirige a un ayudante que le ofrece unas flores. En esta obra, Jana Sterbak pone en juego un conjunto de contrarios en los que se basa la tensión que despliega en sus trabajos: la contradicción entre la imagen glamourosa de la diva y su encierro, marcado por la distancia frente al público y su dificultad de movimientos; el contraste entre la autoprotección y el autoaislamiento, su situación de poder y, sin embargo, su incapacidad para relacionarse; y, por último, la oposición entre naturaleza y cultura, entre los perros que ladran en actitud defensiva y una diva que canta un aria. El resultado es ruido y tensión. La obra de Jana Sterbak expresa nuestras propias limitaciones para mantener control sobre lo real; el hecho de que los medios a través de los cuales buscamos más libertad, mayor poder y control, y la satisfacción de nuestros deseos de utopía, nos conducen a lo contrario; y la paradoja por la cual la construcción de nuestro «yo» en la sociedad acaba consistiendo en la construcción de un muro en torno a nosotros mismos.

Obras que te pueden interesar Obras que te pueden interesar