Conversation Piece

19/05/2017 - 17/09/2017

Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea, Roma

La Galleria Nazionale invitó a la Colección ”la Caixa” de Arte Contemporáneo a proponer una conversación con un selecto grupo de obras bajo el techo de su arquitectura clásica.

Con el título Conversation Piece, tomado del grupo escultórico de Juan Muñoz, esta exposición traduce en el escenario del museo modalidades dialécticas y de relación entre una docena de obras de artistas de distintas voces poéticas. Tal y como sugieren los expresivos gestos de los tres personajes de Muñoz, la muestra tiene la fuerza del diálogo, pero también la del contraste, la intriga y la búsqueda de un significado revelador. La interacción entre las obras sigue una cierta pauta, establecida, por un lado, por el bajo continuo de la estética minimalista, y por otro, por la triple relación entre la arquitectura, la escultura y la figura humana.

El lenguaje formalista del minimalismo adquiere una nota de sensibilidad poética en las delicadas y sutiles bandas horizontales de Agnes Martin y en la densidad matérica de la superficie negra de Richard Serra. El principio geométrico de estas pinturas se encuentra pautado por espacios de luz e intervalos de quietud, que se enlazan en la malla de surcos de luz plateados del paisaje monocromo de Joan Hernández Pijuan y en el silencio existencialista que Antoni Tàpies evoca en la desnudez de su pintura blanca.

La escultura minimalista de Donald Judd sirve de puente a una generación posterior de artistas que someten el particular paradigma formal del minimalismo, «la caja», a toda clase de deconstrucciones y variaciones para reintroducir en el arte el sentido de lo real y un significado que lo vincule a la sociedad. Rachel Whiteread rematerializa los espacios vacíos de la arquitectura para retornar el arte a los espacios vividos, mientras que Fernanda Fragateiro, otra maestra en la intervención de espacios, evoca con sus exquisitos módulos arquitectónicos las utopías que han dirigido el arte hacia lo social.

Las maquetas de Thomas Schütte se alejan, sin embargo, de la ortodoxia del minimalismo, y descubren nuevas posibilidades a la escultura con una aproximación a una arquitectura imaginaria que abre espacios a la ficción, aunque también a una reflexión sobre la organización social. La sensación de irrealidad que desprenden dichas maquetas intriga tanto como la que generan los tres insólitos personajes de Juan Muñoz, híbridos de persona y saco, y con rostros despersonalizados. Su presencia suscita un presentimiento de finitud humana, de un mundo que se está desnaturalizando, al igual que la reproducción en 3D que Julião Sarmento ha realizado de la escultura de la bailarina de Edgar Degas. El artista portugués interviene esa figura dotándola de mayor realismo, al menos en forma y erotismo, y, sin embargo, este avatar de aquella pequeña escultura resulta perturbadoramente artificial, casi deshumanizado. Jana Sterbak, en cambio, parte de la acción real, del aquí y ahora, aunque en su performance hay una indudable teatralidad, puesto que escenifica con distintas estrategias narrativas la fragilidad, los peligros y las dificultades de la existencia humana.

Como pieza final, la exposición incluye el vídeo deI artista español Ignacio Uriarte, quien con gran humor proyecta una reflexión sobre la dialéctica entre el ser humano y la máquina. Uriarte filmó al actor Michael Winslow imitando magistralmente el sonido de treinta máquinas de escribir, un esfuerzo que podría interpretarse como la lucha del ser humano por imitar la tecnología.

En esta exposición, la interpretación formalista de la geometría del arte minimalista se desvanece por la fuerza de las vivencias, los simbolismos y las ficciones que representan la mayor parte de las obras. Los juegos de contrastes y afinidades entre las diferentes propuestas artísticas que presenta la muestra permiten activar múltiples lecturas que, sin duda, pueden a su vez generar otros relatos distintos al que aquí se ha planteado.

Conversation Piece

Obras de la exposición