Ángel Bados
España, 1945
Volver
Ángel Bados (Olazagutía, Navarra, 1945) es un artista y docente que ha desempeñado un rol clave en la formación del grupo de artistas vascos que renovó la sintaxis de la escultura en la década de los ochenta. Estudia en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, período tras el cual se instala en Pamplona e inaugura su primera exposición individual, «San Fermín. Objeto Kitsch», una colección de objetos iconográficos de dicha fiesta, que critica el ensimismamiento local y su fetichización cultural. Será esta una primera etapa en la que predominan las instalaciones que articulan una crítica del contexto social, a través de lenguajes minimalistas, conceptuales y del arte povera. La huella de Beuys, que es continua a lo largo de su obra, ya es aquí patente: el uso de materiales naturales y encontrados que subrayan el carácter procesual de la obra, la escultura social y su incidencia en la vida, o la cuestión del ritual, son rasgos característicos de su trabajo. El año 1983 marca un momento determinante en la producción artística de Bados, al trasladarse a Bilbao para ejercer de profesor en la Facultad de Bellas Artes y entrar en contacto con Txomin Badiola, Pello Irazu, Juan Luis Moraza, Ricardo Catania y María Luisa Fernández. Con ellos crea un grupo de discusión que, a partir de la herencia constructivista y del pensamiento de Oteiza, debate las estrategias de la escultura moderna y la posibilidad de su reactivación. Estas reflexiones tendrán un profundo impacto en Bados, para quien la cuestión espacial pasa a primer plano. Defiende la escultura como un «artefacto transformador», que necesariamente se relaciona con el espacio que ocupa e interviene en la vida. Las instalaciones anteriores se simplifican en esculturas de hierro, acero y madera, en las que la caja deviene ahora el principio formal privilegiado. La obra Sin título pertenece a este momento: es una composición de cajas desocupadas que median en el diálogo entre el espectador, el espacio y el escultor. A comienzos de los años noventa, el hierro es sustituido por materiales frágiles y domésticos, como la formica, la madera, el plomo y, sobre todo, el vidrio. Junto con Badiola, impartirá talleres de escultura en Arteleku en 1996 y 1997, que serán referentes en la formación de las nuevas generaciones de artistas. Cabe destacar también su trabajo como comisario de exposiciones en los últimos años, entre las que destaca «Oteiza. Laboratorio Experimental».
Julia Morandeira

Obras del artista en la colección Obras del artista en la colección

  • Sin título / 1987