Steve McQueen
Reino Unido, 1969
Volver
Desde el conocimiento del cine estructural de los años sesenta, Steve McQueen (Londres, 1969) desarrolla una obra que expande los elementos formales y lingüísticos del cine, como el punto de vista, el encuadre, la iluminación, la velocidad o el sonido, y su impacto o relación en el espectador. McQueen es uno de los pocos artistas que ha realizado tanto piezas para ser expuestas en espacios de arte como largometrajes (Hunger, 2008, y Shame, 2001). McQueen inicia su práctica en cine y vídeo ya desde sus estudios en el Chelsea College of Art and Design, en el Goldsmiths’ College y finalmente en la Tisch School of the Arts (Universidad de Nueva York). Existe en su obra un elemento de fisicalidad que se manifiesta en distintos ámbitos. Por una parte, se constata una presencia constante del cuerpo. Desde sus primeros trabajos, como Bear (1993), McQueen explora los límites y las condiciones a las que se puede someter el cuerpo humano. Este aspecto relativo a la resistencia corporal se encuentra tanto en piezas de tipo performativo (Bear, 1993, o Deadpan, 1997) como en aquellas que rozan el género del documental (Western Deep, 2002) y en los largometrajes (Hunger, 2008, y Shame, 2001). Otro aspecto vinculado a esta fisicalidad responde a las condiciones de visionado de sus obras. McQueen utiliza y expone filme de tal forma que destaca su dimensión física: aumenta su impacto a través de la instalación en el espacio. Sus trabajos –a menudo filmados en 16 mm o 35 mm para luego ser transferidos a vídeo– se proyectan en la sala en la mayoría de los casos ocupando toda una pared, desde el suelo hasta el techo y de derecha a izquierda, de manera que el espectador no puede evitar la imagen. De esta forma McQueen subraya la materialidad de la instalación y destaca las posibilidades de una interacción fenomenológica entre imagen, espacio y espectador. Se basa en las capacidades de la película y del vídeo con el fin de presentar nuevas formas de relacionarse con la imagen, desde dentro de la imagen y desde fuera de la imagen. Otro aspecto relativo a la fisicalidad afecta en este caso directamente a los medios que utiliza. McQueen explora las capacidades materiales de los medios en términos de luminosidad o de velocidad. En Illuminer (2001) la cámara se sitúa encima del televisor de una habitación de hotel y grava al propio McQueen tumbado en la cama viendo la televisión. La habitación está a oscuras y solo vemos el cuerpo de McQueen en la cama gracias a la luz que emite el televisor, que el espectador no ve pero que puede escuchar, mientras retransmiten noticias de la guerra en Afganistán.
Neus Miró

Obras del artista en la colección Obras del artista en la colección

  • Iluminar / 2002